Val de Goñi descubre nuestro gran desconocido
especial celebraciones, bodas, bautizos, comuniones....
síguenos en twitter
síguenos en facebook

ESTA ES LA LEYENDA DE TEODOSIO DE GOÑI

Teodosio de Goñi

En Navarra, antes de existir los reyes de Navarra, vivía en el valle de Goñi un caballero llamado Teodosio, Buruzagia (jefe, en euskera) de la comarca, casado con Dña. Constanza de Butrón. Poco después de casarse, Teodosio tiene que abandonar su casa para dirigir la lucha contra los árabes. La leyenda no es más que la acomodación de una mezcla de mitos conocidos en otras culturas (la griega de Edipo, por ejemplo). Y esta relacionada con el santuario de San Miguel de Aralar, donde todavía se pueden ver las cadenas que supuestamente llevó Teodosio de Goñi.

Leyenda

La leyenda de Teodosio de Goñi es probable que tenga su origen en el momento de apogeo del linaje, el siglo XVI. De hecho aparece recogida en una obra de este siglo en la que se describen las genealogías de los apellidos de la nobleza del reino.

Luego son ya muchos los autores que la recogen en sus obras, como Esteban de Garibay. En 1774 se recoge por Francisco Tomás de Burgui, un profesor de Teología, en un libro sobre San Miguel y el reino de Navarra en cuyo título se lee “San Miguel de Excelsis ... como proctor excelso aparecido y adorado en el Reino de Navarra. Libro Segundo, en que se representan su aparición y culto, su protección y maravilla, en la cumbre del Monte Aralar del Reino de Navarra, con los succesos de su favorecido devoto Don Teodosio de Goñi...”

La leyenda se hará famosa con su inclusión en la obra de “Amaya y los vascos en el siglo VIII”, de Navarro Villoslada.

En Navarra, el año 707, vivía en el valle de Goñi, un caballero llamado Teodosio, casado con Dña. Constanza de Butrón.

Poco después de casarse, Teodosio tuvo que abandonar su casa para dirigir la lucha contra los árabes. Dña. Constanza quedó sola en su palacio con los padres de Teodosio, a los que tuvo la deferencia de hacerles dormir en la habitación señorial, pasando ella a otra más pequeña.

Cuando Teodosio volvía victorioso a su castillo, se le apareció el diablo disfrazado de Basajaun («Señor de los Bosques») que le hizo creer que su mujer le engañaba con un criado.

Teodosio, fuera de sí, se lanza a galope hacia su casa. Al amanecer penetra en su palacio y se dirige decidido y enfurecido a su habitación matrimonial con la daga desenvainada. Entra en la alcoba y apuñala retiradamente a las dos personas que dormían en su lecho, convencido de que eran su esposa y el amante de ésta.

Creyendo haber vengado el agravio, sale de casa y, sobrecogido, se encuentra con su esposa que salía entonces de misa. Aterrado, conoce que quienes dormían en su cama y a quienes había asesinado eran sus padres. Atemorizado por el crimen, va a Pamplona a pedir perdón al Sr. Obispo, quien, horrorizado, le envía a Roma para que sea le propio Papa quien le absuelva de su pecado. Teodosio, arrepentido, va de peregrino a Roma y el Papa le dicta como penitencia a vagar por las tierras de Aralar con unas pesadas cadenas atadas a la cintura, hasta que el desgaste acabara por desprender a Teodosio de las cadenas. Esto sería el signo inequívoco del perdón divino.

Cuenta la leyenda de la existencia de un dragon (Herensuge) que vivia en una de las numerosas cuevas de la sierra de Aralar. Este, al atacar a los pastores y aldeanos de las cercanias, los habitantes de Larraun, decidieron ofrecer una persona al año al dragon, para que este no atacara los demas. Teodosio, vagando por Aralar, encontro al desafortunado, y este ofrecio su desgraciada vida para salvar la de aquella persona.

Aquella noche, en medio de una inmensa tormenta, Teodosio escucho unos espantosos estruendos de dentro de la cueva, y alli aparecio Herensuge amenazando con devorarlo. Teodosio, indefenso, cayo de rodillas e imploró la protección de San Miguel, exclamando ¡San Miguel me valga!.

En aquel momento, entre gran estrépito, apareció el Arcángel, quien mostrando la cruz sobre su cabeza venció y mató al dragón al grito de ¡Quién como Dios! ¡Nor Jaungoikoa bezala!

En aquel mismo momento, Teodosio quedó libre de las cadenas, perdonado por Dios, que le dio una reliquia.

Ya libre volvió a su casa de Goñi donde le esperaba su esposa. Y ambos, agradecidos a Dios, erigieron un santuario al Arcángel en lo alto de Aralar, al que llamaron San Miguel in Excelsis.

Fuente Wikipedia


Ir arriba »
Arriba
Dirección »
Calle San Andrés s/n
Población »
Aizpun (Valle de Goñi)
Provincia »
Navarra
Código postal »
31172
Teléfono »
(+34) 948 328 228
Fax »
(+34) 948 980 922
Mapa »
¿Cómo llegar?
Correo electrónico »
info@teodosiodegoni.com
Marker »
Diseño web
XHTML »
Validar...